Medianeras, la película

Ficha Técnica:

Mariana: Pilar López de Ayala

Martín: Javier Drolas

Ana: Inés Efrón

Marcela: Carla Peterson

Lucas: Adrián Navarro

Rafa: Rafael Ferro

Psiquiatra: Miguel Dedovich

Traumatólogo: Jorge Lanata

Ex novio: Alan Pauls

Director: Gustavo Taretto

Productores: Luis Miñarro / Hernán Musaluppi

Natacha Cervi / Christoph Friedel

Productor Asociado: Luis Sartor

Fotografía: Leandro Martínez

Arte: Luciana Quartaruolo / Romeo Fasce

Montaje: Pablo Mari / Rosario Suárez

Sonido: Catriel Vildosola

Música: Gabriel Chwojnik

Género: Drama. Duración: 95’

Distribuidora: Karma Films. Estreno en España: 18 Noviembre 2011.

Coproducción España – Argentina, 2011

 

Sinopsis

Dos jóvenes, Mariana y Martín, viven en Buenos Aires, en la misma manzana, el uno frente al otro pero sin saberlo. Los dos buscan lo mismo: el amor. Sus caminos se cruzan en el día a día. La misma ciudad que los une los separa.

De que va Medianeras.

Medianeras en su origen fue un corto que recibió más de 40 premios. Su director Gustavo Taretto decidió convertirlo en un largometraje para su ópera prima.

 

 

Medianeras es una película argentina que retrata la ciudad de Buenos Aires como una ciudad que ha tenido un desarrollo incontrolado; junto a un edificio alto se ha edificado una bajo, junto a un edificio modernista se ha levantado otro sin ningún criterio. Esta idiosincrasia de la ciudad se transmite a sus habitantes y estos se siente un poco como de paso, como si viviera en constante situación de alquiler. Mariana, arquitecta, mientras encuentra su trabajo se dedica a la decoración de los escaparates, así que no es raro encontrar en su casa un montón de maniquíes. Odia los ascensores por su condición claustrofóbica. Martín, diseñador de webs, tiene agorafobia y su casa es su hogar y su oficina y su salón de juegos y de TV. Se encuentra en camino de la superación. No sale de casa sin una mochila en la que tiene un kit de supervivencia, con lo básico para en caso de pánico poder solventar la crisis.

 

Mariana y Martín son dos fóbicos que viven en una ciudad, en una misma manzana, que se buscan sin saberlo, que son tal para cual y que no acaban de encontrarse. Viven aislados y pendientes del correo. ¿Hay algo más deprimente que llegar a casa, encender el ordenador y ver que no hay ningún mensaje en la bandeja de entrada de tu correo electrónico? Cada vez estamos más conectados, pero cada vez más incomunicados.  Cada uno de ellos busca a su Willy. Mariana desde muy pequeña era su pasatiempo favorito pero siempre se le resistía Willy en la ciudad.

 

 

Medianeras ha sido una de las primeras películas que eh visto en la SEMINCI y me ha gustado. Aunque más me emocionó toparme con su protagonista, con Javier Drolas, y alabarle su trabajo. Medianeras contiene unas cuantas escenas muy poderosas, de gran fuerza visual y emotiva. Por ejemplo el aseo casi amoroso que proporciona Mariana al maniquí o  el abrazo que le da  en el momento en que ha decidió que ya le ha hecho bastante compañía. O la escena de la piscina con decenas de nadadores en cada calle. Una secuencia que me gusta es la del chateo entre los dos, en ese momento, desconocidos, Mariana y Martín, chatean y cuando se va a producir el contacto, zas, ocurre un imprevisto. La actuación de Javier Drolas y de Pilar López de Ayala es meritoria. Lo que menos me ha gustado es el exceso de voz en off que proporciona demasiados datos y que apenas puedes retener. Recientemente ha visto El hombre de al lado y ahora entiendo mejor si cabe aquella película por la información que aporta esta. Todos los edificios tienen un lado inútil, un lado feo, es la medianera. Esa zona que no tiene ventanas pues lógicamente se supone que hace de medianera con otro edificio que muchas veces ni llegará a levantarse, pero hay que dejarlo libre de huecos por si acaso. Es decir que se convierte en una pared lisa que albergará en muchos casos un motivo publicitario y con un poco de suerte un trampantojo engalanará el edificio. Los pisos lujosos dan a la calle o a la fachada posterior y luego en función de la categoría de cada uno de ellos van perdiendo ventanas y por lo tanto luz natural. Es por eso y aprovechando la picaresca y muchas veces la desidia de la administración, muchos inquilinos deciden abrir un hueco en esa medianera para que les entre un poco de luz, un poco de vida. Y otra similitud con El hombre de al lado es la presencia de un edifico como protagonista del film. En El hombre… fue el edifico de Le Corbusier Casa Curutchet en Medianeras el edificio es anónimo y es más protagonista la propia ciudad aunque nos cuenta una buena historia sobre el edifico Kavanagh. Este edifico fue el más alto de Sudamérica construido en hormigón armado con sus 120 metros de alto y que fue inaugurado allá por 1936 (también fue el primer en disponer de un equipo de aire acondicionado). Ambas películas son un fiel reflejo del actual buen cine argentino.

Un tráiler

 

 

Luisjo Cuadrado


Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!