La piel que habito

 

FICHA TÉCNICA:


Antonio Banderas Robert Ledgard

Elena Anaya Vera

Marisa Paredes Marilia

Jan Cornet Vicente

Roberto Álamo Zeca

Eduard Fernández Fulgencio

Blanca Suárez Norma

Susi Sánchez Madre de Vicente

Bárbara Lennie Cristina

Fernando Cayo Médico

José Luis Gómez Presidente del Instituto de Biotecnología

Director Pedro Almodóvar

Guión Pedro Almodóvar, con la colaboración de Agustín Almodóvar y basado en la novela “Tarántula” de Thierry Jonquet, Éditions Gallimard

Productores Agustín Almodóvar y Esther García

Música Alberto Iglesias

Fotografía: José Luis Alcaine.

 

 

SINOPSIS:

 

El Doctor Robert Ledgard (Antonio Banderas), eminente cirujano plástico, vive obsesionado en dar un rostro digno a aquellas personas que sufren una desfiguración en la cara con motivo de un accidente o de unas quemaduras. Desde que su mujer sufriera un accidente (salvó la vida pero quedó postrada con quemaduras por todo el cuerpo, para finalmente fallecer), se vuelca en la investigación para conseguir reproducir la piel humana. Una entelequia si no se recurre a “métodos alternativos” ya que sus avances técnicos se topan con la ética. Esa piel tiene que ser probada en personas y eso, de momento, no puede ser.

Una vez conseguido este propósito su ego va más allá y tratar de modelar un cuerpo a su gusto, un cuerpo que reproduzca a la persona que un día amó. Un loco Frankestein del siglo XXI. Y allí aparecerá Vera (Elena Anaya) para convertirse en su particular conejillo de indias.

 

COMENTARIO:

Vaya por delante: La piel que habito es una película que supone una apuesta arriesgada del director manchego, pero es una película totalmente almodovariana. Así con esto ya me evito el tener que calificar la película con aquella tan manido de si es buena o si es mala (acabo de ver una crítica que califica la película con 6,4 puntos sobre 10 -¿qué baremo ha empleado para esa concisión?). En fin, a lo mío.

Lpqh es una película efectivista, llena de colorido, con una estética preciosista y bien rodada. Plantea una cuestión plena de actualidad aunque la aplicación (de esos avances tecnológicos) no lo sea para nada: el descubrimiento de una piel sintética que pueda suplir (incluso con mayor eficiencia) la piel humana. La cuestión degenera cuando el insigne doctor quiere llevar su experimento al límite de la trasgresión y cambiar el cuerpo completo de su paciente.

 

Todo la película gira alrededor de un prestigioso medico que tiene la preocupación por aquellas personas que han sufrido la desfiguración del rostro ya sea por un accidente o por una quemadura, que puedan recuperar su ser aunque sea por medio de un transplante del rostro de un cadáver. Y el resultado derivará en cómo una persona, con esa nueva piel, se tiene que acostumbrar a vivir dentro de ella. Pero ¿cómo ha llegado esa persona a vivir dentro de esa piel? Ahí radica la historia.

 

En palabras del propio almodóvar Lpqh es la historia de una venganza. Y es ahí donde falla. No me creo la historia. Yo no veo por ningún lado la venganza. Lo que le sucede a la protagonista lo veo como el resultado del afán investigados del doctor Ledgard. El médico necesita a un paciente y se cebó en él. Durante la película no vemos ese amor a su hija. Los avances científicos que logra son como resultado de su estudio y como tiene que experimentarlos en alguien los llevará a cabo en la persona que hace daño a su hija. Pero que vamos, que bien pudiera haber elegido a cualquier otro que hubiera pasado por allí para satisfacer su ego.

Tampoco veo por ningún lado el terror ni psicológico, ni cine negro. Y ya puestos ha reseñar lo mal: Antonio Banderas. Su actuación no es muy creíble, y eso que el director manchego, en su reencuentro después de Átame, le ha ofrecido un buen papel. Si que destaca el actor en su vertiente de psicópata, pero cuando tiene que mostrar el otro lado, el lado amable, es un tanto inexpresivo, tiene altibajos en su actuación, aunque no tantos como para echar a perder la película. Por otro lado, al director, a veces, se le va la mano metiendo escenas suyas propias, que no sé muy bien a que vienen a cuento (me refiero, sin desvelar nada, a la escena de la pandilla de amigos en el jardín de la casa a la que han acudido de fiesta).

A pesar de estas pegas, es una película que se puede ver. Los papeles femeninos están soberbios. Una Elena Anaya impresionante, sobre todo en la recta final, precisamente cuando se desprende de esa piel que la protege y se muestra tal cual, una mujer bella y radiante. Y Marisa Paredes (en el papel de Marilia) está convincente en su papel de madre atormentada y un tanto alelada por su pasado.

Como siempre magnífica la banda sonora de Alberto Iglesias. Almodóvar ya nos tiene acostumbrados a poner algún tema como si fuera un protagonista más del elenco de actores. En este caso ese tema viene de la mano de Concha Buika soberbia y natural.

El planteamiento de la historia es interesante pero el cambio experimentado en la protagonista es un tanto esperpéntico. Era un difícil reto hacerlo creíble. Y como he dicho antes, no me produjo miedo. Tal vez me invitó a una reflexión algo inquietante, eso sí: ¿es ése el destino fin de todos aquellos adolescentes que desaparecen en contra de su voluntad? Si fuera verdad, eso sí que da miedo.

Para ver lo que dice el propio director consulta la web oficial:

http://www.lapielquehabito.com

 

Un trailer:

 

Luisjo Cuadrado


Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!