El discurso del rey “dará qué hablar” en los Oscar

 

Ficha:

Título: El discurso del rey.

Título original: The king’s speech.

Dirección: Tom Hooper.

País: Reino Unido.

Año: 2010.

Duración: 118 min.

Género: Drama histórico.

Interpretación: Colin Firth (Bertie, rey Jorge VI), Geoffrey Rush (Lionel Logue), Helena Bonham Carter (reina Isabel), Guy Pearce (rey Eduardo VIII), Jennifer Ehle (Myrtle Logue), Derek Jacobi (Cosmo Lang), Michael Gambon (Jorge V), Timothy Spall (Winston Churchill), Anthony Andrews (Stanley Baldwin).

Guion: David Seidler.

Producción: Iain Canning, Emile Sherman y Gareth Unwin.

Música: Alexandre Desplat. Fotografía: Danny Cohen.

 

Comentario

El discurso del rey (Tom Hooper, 2010) tiene como tema básico de fondo la tartamudez del rey Jorge VI de Inglaterra.

El antecedente más cercano al film es The Queen (Stephen Frears, 2006), que contó con la genial interpretación de Helen Mirren en el papel de Isabel II, cuya idea fundamental fue el análisis de la influencia de Diana de Gales en la familia real británica.

No es la primera vez que la vida de los monarcas ingleses es llevada a la gran pantalla: Recordemos la saga de películas sobre Isabel I interpretada por Cate Blanchett (Elizabeth y Elizabeth: la edad de oro) o, más recientemente, la película sobre la juventud y llegada al trono de la reina Victoria (La joven victoria, 2009), protagonizada por Emily Blunt.

Desde mi punto de vista, uno de los aspectos más destacados de la película es su fina ironía y el humor inteligente que utiliza, dándole un aire british muy interesante para relatar una historia de amistad entre dos personajes que, en principio, pudieran parecer antagónicos: El rey Jorge VI (Colin Firth) y un logopeda muy peculiar, Lionel Logue (Geoffrey Rush).

El retrato del monarca es bastante acertado, mostrando en principio a un hombre orgulloso de sí mismo y consciente de su propia posición social, celoso de su intimidad y reacio a la terapia “poco ortodoxa” que Lionel le ofrece; sin embargo, esta situación cambia a medida que va surgiendo la confianza y la amistad con su logopeda. Este giro radical se observa en una escena del film en la que , en la consulta del logopeda, el mismo día de la muerte de su padre, el entonces duque de York (“Bertie”, nombre cariñoso con el que se referían a él sus familiares más cercanos), le confiesa un trauma que le ha amargado la vida desde niño: El desprecio de su padre frente a su hermano mayor (“siempre hijo favorito”) debido a su tartamudez ,e incluso, los malos tratos de su niñera. A su vez, Lionel describe su infancia mísera en Australia (en aquella época, colonia británica) y sus orígenes humildes (es hijo de un vendedor de cerveza). Esta escena marca “un antes y un después” en el film, puesto que a partir de este momento, Jorge VI empieza a confiar y a estar más seguro de sí mismo y afronta con valentía la inesperada abdicación de su hermano. Sin embargo, el momento estelar de la película llega cuando Lionel se enfrenta a su propia historia y se sincera totalmente con el rey: Él no posee el título de doctor, sólo es un actor aficionado.

Por su parte, la reina Isabel es una mujer muy preocupada por el problema que impide hablar a su marido y, asimismo, muy enamorada de su figura, tanto humana como política, totalmente “entregada a luchar por su causa”.

Como personajes secundarios, el príncipe Eduardo y su mujer Wallis Simpson, casada con él en terceras nupcias.

Me ha sorprendido la visión aportada por la película: Además de la relación un tanto tormentosa entre los dos hermanos, frente a lo que siempre se ha hablado de ellos en los medios de comunicación (visión romántica, renuncia del príncipe a sus deberes políticos por amor), el film nos muestra a los duques de Windsor como una pareja alejada de los valores tradicionales, cuyo tiempo transcurre entre reuniones con el mundo del espectáculo y excesos (alcohol, fiestas interminables) y cuyo matrimonio sólo se sostiene por los caprichos (joyas, ropa de diseño) que Eduardo compra a Wallis.

De forma más secundaria es tratada la figura de Winston Churchill, verdadero líder de la resistencia británica contra el nazismo y el personaje de la reina María, madre de Jorge VI, a quien el director ha mostrado como una mujer muy fría y distante con sus hijos.

Con respecto al contexto histórico, en mi opinión, está bastante poco elaborado; pienso que es un error de perspectiva, teniendo en cuenta que realmente, el título de la película hace referencia a la forma que tiene el monarca de afrontar la guerra y a su llamada al pueblo para que resistan en defensa de la democracia. El tema de la 2ª Guerra Mundial “se lee entre líneas” (mejor dicho, “entre imágenes”): El primogénito de Lionel es reclutado en el ejército y Londres es bombardeado y evacuado varias veces, pero ahí termina la narración del conflicto. Otra razón para haber tratado más la cuestión de la guerra es la participación de Jorge VI en la batalla de Jutlandia durante la 1ª Guerra Mundial (aquí olvidada).

El tema fundamental de todo el film, el hilo que une las dos historias (Jorge VI y Lionel) es la superación del trauma del rey (su timidez), circunstancias políticas aparte.

Como colofón, me gustaría señalar la excelente banda sonora de Alexandre Desplat y la actuación magnífica de Colin Firth, que le ha llevado a obtener un merecidísimo Globo de Oro a Mejor Actor. Esperemos que la película sea una de las grandes triunfadoras en la noche de los Oscar.

 

Foto de época de Jorge VI

Un poco de historia en la ficción

Jorge VI (George VI en inglés), Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor (nacido en Sandringham House, Norfolk, Inglaterra, 14 de diciembre de 1895 – falleció el 6 de febrero de 1952). En la película el papel lo interpreta Colin Firth. Fue rey del Reino Unido (1936-1952) y último Emperador de la India (1936-1950). Era el segundo de los hijos varones del rey Jorge V y la reina María, en aquellos momentos duques de York. Desde niño fue tartamudo, defecto que le acomplejó durante su vida pública. En el film el logopeda que le asiste para superar la tartamudez es Lionel Logue (Geoffrey Rush). En 1909 inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial del buque Collingwood, en la Batalla de Jutlandia durante la I Guerra Mundial.

Finalizada la contienda, su padre le concedió el título de duque de York. En 1923 se casó con la aristócrata escocesa Isabel Bowes-Lyon (1900-2002), papel interpretado por Helena Bonham Carter, con la que tuvo dos hijas: Isabel (n. 1926) y Margarita (1930-2002).

El 11 de diciembre de 1936, al abdicar su hermano Eduardo VIII (Guy Pearce), accedió al trono con el nombre de Jorge VI y fue coronado en compañía de su esposa el 12 de mayo de 1937 en la Abadía de Westminster. En 1939, él y la reina Isabel realizaron una visita oficial a Canadá y los Estados Unidos antes del estallido de la II Guerra Mundial.

Desencadenado el conflicto, decidió permanecer con su familia en la residencia de Londres, el Palacio de Buckingham, y se dedicó a visitar las zonas del país afectadas por los bombardeos alemanes, a pesar de que el gobierno le aconsejó desplazarse a Canadá por seguridad. Visitó en algunas ocasiones a las tropas británicas en los frentes de guerra.

Retrato juvenil de Lionel Logue junto a su prometida en 1906

Fue el último emperador de la India (hasta 1950) y rey de Irlanda, que se convirtió en república en 1949.

Falleció en su residencia de Londres (Norfolk) a consecuencia de un cáncer de pulmón (ironía de la vida, pues le habían aconsejado fumar para combatir su tartamudez –un recurso equivocado-) y fue enterrado en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Le sucedió su hija, y por entonces princesa, Isabel.

Podéis escuchar el audio en su versión original en el siguiente enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=DAhFW_auT20

Y otro enlace interesante: la Web oficial en español.

http://www.eldiscursodelrey.com/index.html

Cristy G. Lozano


Marcador

Fichero archivado: Cine

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!