De qué hablo cuando hablo de correr

 Título: De qué hablo cuando hablo de correr

Autor: Haruki Murakami

Editorial: Tusquets

Páginas: 256

Precio : 17€

Sinopsis (de la contraportada)

En 1982, tras dejar el local de jazz que regentaba y decidir que, en adelante, se dedicaría exclusivamente a escribir, Haruki Murakami comenzó también a correr. Al año siguiente correría en solitario el trayecto que separa Atenas de Maratón, su bautizo en esta carrera clásica. Ahora, ya con numerosos libros publicados con gran éxito en todo el mundo, y después de participar en muchas carreras de larga distancia en diferentes ciudades y parajes, Murakami reflexiona sobre la influencia que este deporte ha ejercido en su vida y en su obra. Mientras habla de sus duros entrenamientos diarios y su afán de superación, de su pasión por la música y de los lugares a los que viaja, va dibujándose la idea de que, para Murakami, escribir y correr se han convertido en una actitud vital. Reflexivo y divertido, filosófico y lleno de anécdotas, este volumen nos adentra plenamente en el universo de un autor que ha deslumbrado a la crítica más exigente y hechizado a miles de lectores.

Para el título de este libro, Haruki Murakami se inspiró en el volumen de relatos cortos de su venerado escritor Raymond Carver, De qué hablamos cuando hablamos de amor.

Me imagino que esta inspiración le llegaría en un momento de sufrimiento mientras iba practicando su deporte habitual en los últimos treinta años: correr. Ese mismo tiempo es el que lleva escribiendo. Durante ese tiempo ha corrido maratones (casi uno por año), un ultra maratón (100 kilómetros) y ha participado en varias carreras de triatlón (en la versión olímpica se nada 1500 metros, corren en bicicleta 40 km. y corren 10 km). Y está pensando en correr un triatlón de los denominados Ironman (3,8 km natación, 180 km ciclismo y 42 km carrera). Y encima, o a pesar de eso, es un escritor de reconocido prestigio. Es el gran escritor japonés de principios de siglo.

En sus primeras páginas Murakami nos cuenta que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional, depende de uno. Esto está presente en sus dos pasiones: la escritura y la carrera. La carrera de fondo te da mucha confianza, y confianza en ti mismo es lo que necesitas cuando escribes Esta pequeña obra es un conjunto de reflexiones sinceras, abiertas, de un hombre que se define a si mismo como de naturaleza individualista, testaruda, falta de compañerismo, a menudo egoísta y, aun así, poco segura de si misma… (página 196).

En De qué hablo… no vamos a encontrar un manual al uso de cómo correr mis primero kilómetros ni de cómo escribir mi primera novela. Nada de eso. Encontraremos cómo se siente una persona que escribe y que dedica un tiempo a correr. Encontraremos cuáles son las zapatillas que utiliza para correr o con qué canción le gusta correr. Para aquellos que no vayan a leer a Murakami y les guste la música les desvelaré que dos de sus canciones favoritas para estos menesteres son Beggars Banquet de los Rolling Stones y Reptile de Eric Clapton (este álbum es ideal para escucharlo mientras uno corre suavemente por la mañana –página 133).

Pictograma del triatlón olímpico

A lo largo del libro encontramos una serie de anécdotas. Yo no soy corredor de maratón pero me gusta correr sin hacer de ello una obligación. No sabía que en determinados maratones como, por ejemplo, el de Nueva York existe lo que se denominan liebres. Sí que conocía este concepto para las carreras olímpicas de medio fondo donde se recurren para lograr un objetivo. Pero aquí en la ciudad de la Gran Manzana existen unas liebres con el letrero, por ejemplo, de 3 horas y media. ¡Zas! tú, si puedes, te colocas y sigues su paso. Es como garantizarte que te lleva a la meta en ese tiempo. Y otra de las anécdotas (esta si que me la sabía) es un letrero que Murakami lee cuando va al gimnasio que frecuenta que dice: El músculo se adquiere con dificultad y se pierde con facilidad. La grasa se adquiere con facilidad y se pierde con dificultad. Una gran verdad desagradable, pero es la verdad. (página 71).

En definitiva De qué hablo cuando hablo de correr es un libro recomendable para aquellos que corren, para aquellos que escriben  o para los que tienen la suerte de poder disfrutar de la carrera y de la escritura. Es un libro que me ha sorprendido por su cercanía y por la humildad del escritor al confesar ciertas debilidades. Tal vez aquellos que quieran escribir una novela o acabar una maratón (o alcanzar cualquier meta) encuentren aquí su motivo de inspiración.

Luisjo


Marcador

Fichero archivado: General

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!