Por qué ponemos los enlaces que ponemos. Toma 1

 Llevo tiempo queriendo hacer una entrada para explicar cada una de los enlaces que tenemos colocados, aquí a la derecha.

 Este mundo virtual creado por la red Internet ofrece la posibilidad de tener al alcance de nuestra mano un sinfín de información bajo innumerables páginas webs. Navegar por la red significa empezar a buscar, por ejemplo, algo interesante sobre Venecia (tecleamos en el buscador ¿qué ver en…?) accedemos a la información para terminar por ver una página que contiene bellas imágenes del volcán Eyjafjallajoekull (volcán Islandia nombre raro: lo clava, a la primera). Y al final te preguntas ¿qué hago yo aquí? ¿Cómo he venido a parar aquí? Eso es navegar, empiezas aquí y acabas allá, en este caso es navegar sin rumbo fijo. En nuestro devenir cotidiano, en nuestra búsqueda por la red muchas son las ocasiones en que nos topamos con una página que consideramos excelente pero que poco o nada tenía que ver con lo que buscábamos. Ésa página hay que guardarla en el momento porque como luego se te ocurra buscarla no aparece la condenada. Volvamos, que me pierdo en la navegación. De ese maremagnum de información no todo es oro lo que reluce. Ni mucho menos. Hay que entresacar el grano de la paja para quedarnos con un puñado de buenas páginas.

Poco a poco iremos añadiendo enlaces en nuestra página de Revista Atticus según vayamos descubriendo esas perlas que se encuentran en la red. Esas serían las páginas que Atticus Finch, nuestro protagonista de Matar a un ruiseñor,  recomendaría a sus convecinos. Nosotros hoy vamos a destacar una que nos ha llegado por recomendación de un buen amigo. Es decir que recomendamos algo que hemos probado y que ha resultado ser de gran calidad y digno de alabanza. Hago esta aclaración por que en este caso es la sugerencia de una Casa Rural (o mejor Hotel Rural) y, por lo tanto, no dejará de ser una firma comercial. Así que dejamos constancia por escrito que no nos mueve ningún interés comercial al hacer ésta recomendación. Ni ésta ni en ninguna otra ocasión que lo hagamos (y que venimos haciendo) sobre películas, libros, webs o cualquier otro producto. Que quede claro.

La Casona del Viajante es un Hotel Rural ubicado en Asturias, en Villabajo, en Coya, en el municipio de Piloña, dentro de la comarca de los Picos de Europa. Cerca de la montaña y relativamente cerca del mar, en un entorno apacible. La Casona del Viajante es lo que se denomina una Casa de Indianos. Gente que emigró a América, en este caso Cuba e hizo fortuna y a su regreso mandó construir un caserón para que se viera que había hecho “las américas”. De estilo ecléctico, realizada en el primer cuarto del siglo XX, los actuales dueños han sabido restaurar y mantener toda la riqueza de detalles de la bonita y original construcción.

Os dejo la dirección aunque el enlace lo tenéis al lado.

http://www.lacasonadelviajante.com/

Espero que os guste y si alguno va pronto nos cuente su aventura y su particular versión. Tal vez esto se convierta como lo de las estrellas michelin que podamos poner y quitar los galardones (uy, con el peligro que esto conlleva).

 Iremos desgranando el porqué de los enlaces que tenemos en próximas entregas. Tal vez hemos empezado por el último, pero todos tendrán su entrada.

Luisjo

Marcador

Fichero archivado: General

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!