Brothers/Hermanos ¿Por qué han tenido que ir?

 

Hace ya unos cuantos días que no escribía sobre una película. Últimamente las que he visto no me han motivado mucho, la verdad. Y estaba esperando, deseaba de manera ansiosa, que alguna de las más recientes tuviera el más mínimo logro para ponerme a hablar de ella. Al fin, una película llamaba a mi puerta borrando de mi mente el runrún de las anteriores y todo posible comentario que pululaba por la caverna de las ideas. Quede claro que a mi me gusta ir al cine un tanto virgen. No me gusta saber de qué va. Vamos que no me gusta saber mucho el argumento. El director, los actores y hasta la banda sonora constituyen un buen atractivo. A veces un trailer puede constituir un buen aperitivo. Descubren más de lo que quisiera pero como pronto se me olvida, al cabo de dos semanas casi tengo el espíritu virginal para acudir a la sala.

Brothers/Hermanos ya llevaba en cartelera tres semanas cuando ayer por fin la vi. Es de esas películas que intuía que me iban a gustar y ayer era la última, posiblemente, ocasión antes de que desaparezca y pase al limbo del DVD.

La cinta cuenta la historia de una pequeña familia americana. Dos hermanos, hijos de padre militar, para más señas veterano de la guerra de Vietnam, constituyen el foco de atención. Uno de ellos, el capitán Sam Cahill (Tobey Maguire), encarna el papel del hijo pródigo. Excelente muchacho que está casado con Grace (Natalie Porman) y fruto de ese amor son sus dos hijas. Una vez más tiene que partir a la guerra al frente de sus soldados en Afganistán. Su hermano menor, Tommy (Jake Gyllenhaal) un tanto desnortado, acaba de salir de la cárcel por un robo. Grace recibe malas noticias sobre su marido. Tommy echa una mano en la casa y, poco a poco, se va transformando en el hijo que anhela su padre. Pero las diferencias con éste son prácticamente irreconciliables. Sin embargo, se siente muy cercano a Grace y las niñas. Mientras todo esto sucede (la reconstrucción del hogar, la recuperación de la identidad de Tommy) allá, en la línea del combate, Sam fue capturado por los talibanes llegando a perder su identidad y convirtiéndose él en el desnortado. La alegría del regreso a casa pronto dará paso a un verdadero infierno.

 

La realización de la película Brothers/Hermanos responde a dos preguntas. Una de ellas subyace en la sociedad americana y cada vez son más voces las que claman al cielo. ¿Por qué ha tenido que ir? Esa pregunta es la que le dispara, iracundo, Tommy a Grace, su cuñada, al conocer una mala noticia referente a su hermano. Pero esa misma pregunta se hacen los americanos. ¿Por qué han tenido que ir ellos a la guerra a Afganistán? ¿Por qué tienen que ir los maridos, los hijos, los padres y los hermanos a luchar, a invadir un pueblo que como bien dicen en el propio film allí no se les ha perdido nada?

No se entra en los motivos del porqué se acude a la guerra. Pero sí que se ahonda en el drama que supone acudir como soldado, como militar, en defensa de tu país al combate.

Y ahí, en el drama que supone vivir ese conflicto armado radica la otra pregunta que lanza Brothers. ¿Cómo es posible vivir después de haber vivido “eso”? ¿Cómo?

La película gira entorno a esas dos cuestiones a través de dos frentes conflictivos. Por un lado la relación filial de Tommy y su padre y por otro la relación del triángulo amoroso que forman Grace, Sam y su hermano Tommy.

No es una película más sobre la guerra. Ni es una película más sobre el ejército americano. Es más, esta película está basada en su homónima danesa de la directora Susanne Bier y allí las tropas eran de la ONU. El pretexto de la guerra es el desencadenante para asistir a una lucha de emociones. El terrible episodio que vive Sam en la guerra le hace la vida imposible en la paz (¿paz?) del hogar.

Los tres protagonistas están soberbios. El más flojo de ellos es Jack Gyllenhaal (Tommy) un tanto panoli. Actúa de forma comedida, pero convincente. Tobey Maguire (Sam) hace una actuación magistral. Quien habitualmente en las últimas cintas se ha mostrado hierático, en esta ocasión nos transmite el drama que está viviendo. Refuerza su papel la excelente caracterización a la que se vio sometido para protagonizar la segunda parte de la película, mucho más delgado, demacrado hasta dar grima. Y, por último, en el papel estelar destaca por encima de los varones Natalie Portman (Grace). Guapísima, dramática, actúa que se come la pantalla y a todo el que se ponga por delante. Nos hace llorar con su drama, su rostro lo llena todo y nos transmite fuerza, verosimilitud y, en definitiva, pasión.

 

Brothers/Hermanos una película de Jim Sheridan es interesante, con una importante y sutil carga antibélica, posiblemente algo tamizada por la industria hollywoodiense. Quienes no hayamos visto la cinta danesa bien podremos acudir al DVD para visionarla y buscar los paralelismos. De Brothers/Hermanos destacaría el referido papel de Natalie Portman y una escena. La escena que viene a constituir lo que se llama el punto medio de la cinta y que desencadena buena parte del drama: Una escena típica de una cena familiar donde todos los miembros de la misma se reúnen para celebrar el cumpleaños de la pequeña Maggie. Su hermana mayor no acaba de reconocer al hombre que ha venido del frente como su padre. Juguetea con un globo, molestando, interrumpiendo, creando una terrible tensión que nos incomoda en nuestros asientos, que preconiza el drama que está a punto de estallar y vaya si estalla. Todo ello subrayado por el juego de miradas de los asistentes. Magistral. ¡Vayan al cine!

Luisjo

Marcador

Fichero archivado: General

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!