Compártelo:

" /> Fallo del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio | | Revista Atticus

Fallo del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio

Fallo del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio

WDSC_9189En primer lugar, pedimos disculpas a los participantes  por la demora en dar a conocer el resultado del fallo de este concurso.

 También damos las gracias desde aquí a todos los concursantes por su participación. 

   La organización del mismo quedó desbordada ante la respuesta recibida en esta primera convocatoria.

    La concejalía de cultura de esta pequeña población de Carpio Bernardo (Provincia de Salamanca) propuso el certamen integrándolo en el programa de fiestas de San Miguel 2009, con el propósito de reivindicar la figura de Bernardo del Carpio, nuestro héroe local. ¿Por qué a través de un evento literario? Precisamente porque Bernardo de Carpio fue durante siglos fuente de inspiración para muchos literatos. Algunos de la talla de Lope de Vega (Félix Lope de Vega Carpio) que decía ser descendiente del personaje en cuestión llegando a utilizar como suyo el escudo de armas de Bernardo.

Está documentado el hecho de que Miguel de Cervantes murió sin dejar terminada una novela  narrando las gestas del buen Bernardo. Y la lista no termina aquí. Pero quizás sea mejor resumir la leyenda:

Bernardo del Carpio  

Bernardo tuvo como padres a dos amantes furtivos que pagaron cara su osadía. La progenitora, Jimena, era la hermana del Rey Alfonso II el Casto. Éste montó en cólera al recibir la noticia del ayuntamiento no consentido por él. Al conde de Saldaña, padre de la criatura, lo encerró en el castillo de Luna (tras sacarle previamente los ojos) y a la madre la confinó en un convento de por vida.

  El niño no dejaba de ser sobrino del monarca y este lo trató como tal, sin resentimiento alguno. Creció en la corte y se convirtió en un formidable guerrero. La felicidad del muchacho se truncó el mismo día que conoció, por medio de una confidencia, la suerte de sus padres. Inmediatamente rogó al rey su liberación. Y este se negó. Así hicieron sucesivamente los herederos de la corona.

  Ante la negativa de un tercer monarca nuestro caballero deja de suplicar. Se  harta… y se rebela.

   Es en este momento cuando decide fundar el núcleo inicial del actual poblado de Carpio Bernardo, construyendo un castillo e invitando a repoblar el entorno. Así lo atestigua la crónica general de Alfonso X.  Y desde aquí lucha contra el reino de León, en una forma bastante explícita de renunciar a la supuesta “nacionalidad” leonesa que algunos le atribuyen.

  Al final el rey leonés consigue engañar a nuestro buen Bernardo. A cambio de la fortificación (cuyas ruinas aún pueden visitarse hoy día en Carpio Bernardo) libera al padre… ¡muerto! Bernardo, despechado, decide exiliarse definitivamente.

  WDSC_6960byn

 Este es un resumen extraordinariamente somero de una preciosa leyenda recogida en unas cuantas obras literarias.

   La novedad es que Bernardo parece poder saltar del mundo legendario a la historia con más fuerza que nunca. En un  congreso internacional celebrado hace poco tiempo en Oviedo algunos historiadores aportaron datos en este sentido. Pero esto es ya otro asunto…

 Carlos Sá

Miembro del jurado

    

El jurado resuelve que el microrrelato ganador del I Concurso Bernardo del Carpio es el que lleva por título Autobiografía de un inoportuno siendo la autora María  Jesús Arias Vega, con residencia en Bilbao.

Nuestra más sincera enhorabuena.

 

                            AUTOBIOGRAFÍA  DE  UN  INOPORTUNO

 

Nací a las uvas de una nochevieja  y me casé la tarde del 23 F.

Un día pasé sin llamar y encontré a mi jefe probándose un biquini.

Cuando me sentí indispuesto y volví pronto a casa, sorprendí a mi mujer acostada con su amante.

Soy inoportuno y generoso. A mi madre le invité a una gran cena  con mi primer sueldo. A los invitados a la boda les di barra libre al día siguiente. A mi jefe le regalé unas ligas rojas. Y a mi  mujer un fin de semana para dos en un  parador.

  Desde Revista Atticus hacemos publico el fallo del concurso y felicitamos a todos cuantos han participado en el mismo dando, en especial, la enhorabuena a la ganadora del I Concurso de Microrrelatos Bernardo del Carpio, María Jesús Arias Vega.

3 Comments
  1. Siento una doble sensación que me atormenta como filólogo y me emociona como persona.

    Por un lado, aún siendo intolerable que en un texto laureado aparezca un leísmo tan galopante que al lector iniciado no le será difícil descubrir entre tan pocas frases, tengo que reconocer que en una historia tan condensada se encierra una tormenta vital que transita por el protagonista hasta el punto de conmover al espectador. ¿Quién no ha tenido alguna vez sensaciones parecidas? La literatura, una vez más, llama a las puertas de los sentimientos más universales.

    Por el otro, debo tributar un agradecimiento sincero a los convocantes de este concurso de microrrelatos por haberme descubierto la singular figura de Bernardo de Carpio, cuya singladura nos habla de la nobleza humana, de la fidelidad y de otros valores que ya muchas veces no se cotizan.

  2. Me encanta tejer microrrelatos; de hecho no pierdo ninguna ocasión que se me cruce de participar el alguno de los que se convocan. No puedo compartir alguna de las opiniones vertidas en comentarios precedentes sobre la sinsustancia del que ha resultado premiado. De hecho, es uno de los más divertidos que he leído desde hace mucho tiempo. Su final puede resultar para algunos truncado, desolador, carente de expresión, pero bien mirado sintetiza una tragedia sobrevenida, cotidiana, más popular de lo que puede parecer, quintaesencia de la propia existencia.

    Tengo que reconocer que me ha cautivado.

  3. Enhorabuena por la participación conseguida y la calidad de la Revista Atticus. La obra de la ganadora me parece excelente, y aunque más me hubiera gustado que ganase la mía, le doy mi apoyo y aliento. My orignal tma y muy bien expresado. Por mi parte sigo animosa con mi tarea literaria. Reitero mi agradecimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribete

Copyright ©2017, Revista Atticus

Siguenos
  • Facebook
  • Twitter